miércoles, 28 de octubre de 2009

Contra las primarias


¿Por donde empiezo?

Este debate es bastante recurrente en nuestra organización. Por desgracia, ahora se va a ver viciado por una cuestión coyuntural, que sinceramente, me va bastante poco.

A raíz de esta coyuntura, el bloguero más dicharachero al oeste del pisuerga, ha escrito una entrada, que puede ser analizada obviando esa coyuntura. Lo cual es de agradecer. Sobre todo cuando ahora hay tantas personas que ponen el grito en el cielo porque debería haber primarias, pero nunca lo han puesto antes, o en sus ámbitos de actuación obvian estas formas de elección.

Mi posición sobre este tema es de sobra conocida. Siempre he estado en contra de las primarias.

Y paso a explicarlo:

- Las primarias se suelen utilizar en regímenes presidencialistas, donde una persona se presenta con su programa político, frente a otra u otras. Es una concepción personalista de la política de la que huyo. A mi no me gusta el Star System de la política, ni el OT de las elecciones. A mi me gusta votar equipos que se conforman en base a un programa.
Cuando votas a una persona (como en tantas democracias) en parte suele ir unido a que tiene carta blanca en muchos aspectos. La argumentación suele ser "yo tengo el respaldo de las bases" . El ejemplo más paradigmático, probablemente sea EEUU, donde se elige al presidente, y éste, puede componer su equipo de gobierno como le venga en gana.

- Si hacemos un poquito de historia, el sistema de primarias se implanta en el partido laborista por ala derechista (Blair-Brown) para cargarse al ala izquierdista. Ellos eran grandes oradores, jóvenes, carismáticos...y sobre todo con gran apoyo de los medios de comunicación. Pongamos un ejemplo ficticio; si Anguita cuando era diputado se enfrentase a mi yo actual (con mi trabajo de 8 horas) ¿quien creéis que hubiese ganado unas primarias?
Saltémonos la capacidad de cada uno. ¿Habría igualdad de condiciones? Él podría dedicarse un mes entero a pasarse por asambleas, tener reuniones sectoriales, dar ruedas de prensa...mientras yo, hasta que no saliese de trabajar no podría hacer nada. Y solo podría desplazarme de mi comunidad autónoma los fines de semana. Además, los medios le harían mucho más caso a él que a mí, ese gran desconocido. Habría una gran desigualdad de condiciones, ya que él tendría muchos más medios para hacer llegar su mensaje.

- En EEUU los "partidos" tienen implantado un sistema de primarias abiertas (como el que tiene el PD de Italia) donde cualquier ciudadano tiene posibilidad de votar. Esto ha llevado a la práctica, que los partidos en EEUU no existen. ¿cual es el problema de esto? Que al no existir partidos, los candidatos tienen que buscarse financiación externa para sus campañas. Todos sabemos las millonadas que reciben esos candidatos. Y quien paga, manda. Para mí, la desaparición de los partidos, es la aparición de la plutocracia. No ha existido ni un sólo candidato en EEUU que no haya venido financiado por grandes corporaciones empresariales.

- Argumentación absurda: en caso de primarias abiertas, donde cualquier ciudadano puede participar, no estás exento de una estrategia de intereses externos, que manipulen los resultados. Esto es, imaginaos unas primarias abiertas del PSOE, donde participase cualquier ciudadano. ¿No podría darse el caso de que el PP tuviese una estrategia de pedir a sus afiliados para que votasen al candidato/a más paquete?

Y esto no tiene nada que ver con al democracia participativa. Una cosa es lo que planteo para mi organización (con la cual pretendo tomar el poder, para transformar la realidad), y otra muy distinta la que planteo para la sociedad.

Por si se entiende mejor, creo en un estado federal, pero creo que mi partido - el PCE - debe tener un modelo centralista. Y esto no es contradictorio, porque hay muchos ejemplos a lo largo de la historia donde partidos centralistas, han gobernado países federales.

Dicho esto, pienso que Inés podría ser la mejor candidata a las elecciones autónomicas. Pero no puedo apoyar a los compañeros que pretenden que lo sea a través de primarias, primero porque estoy en contra de las primarias. Y segundo, y más importante, porque cuando Inés perdió unas primarias y fue elegida en un Consejo Político Regional, a todos/as les pareció bien.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor, matiza la diferencia entre democracia participativa en iu pero no primarias

Juan dijo...

Mire usted, don viul, esto es un ataque frontal y no va a quedar la cosa aquí. ¡Habráse visto, llevarme la contraria!

Ahora en serio. Mucha de las objeciones que tú pones es porque hablas de "las primarias", así en general. Todo depende de cómo estén reguladas:

1. Son presidencialistas: no necesariamente. Lo básico es que participe toda la militancia (e incluso más allá) y que haya un proceso electoral previo con información sobre las candidaturas, a diferencia de la asamblea en la que una lista se presenta y votan los allí presentes (en el mejor de los casos, si es que no es en un órgano reducido). Pero la candidatura bien podría ser completa y bloqueada, o listas abiertas en las que no marquemos un solo candidato, o sistemas mixtos (como en EUPV)...

2. Igualdad de oportunidades en campaña: eso ha de regularse férreamente, y así lo estamos haciendo por ejemplo en Valladolid. Igualdad absoluta de medios: se proporciona a cada candidato, por ejemplo, 3 envíos postales y 5 de correo electrónico a todas las personas del censo, y se organizan X actos conjuntos de debate, convocados por la organización. Es decir, no se hace cada cual la campaña por su cuenta y según sus medios, sino que lo sufraga la organización, tasando mucho lo que se puede hacer. Eso sí, reconozco que no es lo mismo en una ciudad pequeña que en la Comunidad de Madrid, por el tema de los medios y la trascendencia, pero aún así creo que se `podría controlar para que nadie utilizarse eso en su favor.

3. La financiación externa: hombre, me parece exagerado decir que las primarias abiertas han llevado a la desaparición de los partidos y esto a las campañas pagadas por empresas. Simplemente, en EEUU el sistema en su conjunto está pensado así, no se contempla una financiación pública. Creo que debemos separar aquello que es detestable en el sistema estadounidense de elementos interesantes de cultura participativa que también existen.

4. Posibles boicots: siempre cabe la posibilidad de que alguien, en masa, te bociotee. En primer lugar, creo que si uno no es capaz de movilizar a mucha más gente para que participe de buena fe de la que es capaz de movilizar el enemigo a mala leche, tiene un problema muy gordo. Pero, como expliqué en mi blog, también hay fórmulas para controlar eso, del estilo "el resultado de las primarias será ratificado por el Consejo/Asamblea/Politburó salvo oposición de 3/4 del mismo en caso de existir indicios de irregularidades". Es decir, dejar abierta una puerta cuando el chanchullo sea evidente, pero exigiendo mayoría cualificadísima, para evitar que sea un "se ha roto la olla" porque no ha salido el que queríamos.

Yo en lo que no estoy nada de acuerdo es en lo último: a mí sí me parece una contradicción defender cosas contrarias para tu organización y para la sociedad. ¿Cómo podemos confiar en cargos públicos que apuesten por la democracia participativa sin haberse formado en una cultura participativa?

Jorge dijo...

Hola Jack, paso a responderte de forma lo más breve posible:

(1) “Las primarias se suelen utilizar en regímenes presidencialistas, donde una persona se presenta con su programa político, frente a otra u otras. Es una concepción personalista de la política de la que huyo…..”

Tú lo mismo lo has dicho: “suelen” responder a ese esquema, pero no “tiene” por qué ser así. Las primarias pueden ser un arma plebiscitaria en un régimen presidencialista (como los referéndums), pero no tiene porque serlo: ¿acaso no se podría hacer unas primarias donde se vote no a una persona sino a un equipo (una lista) ligado a un programa de cuyo control se encarga un órgano (el CP en el caso de IU) que podría revocarle con una mayoría cualificada? Tu primera objeción confunde “un” uso que se hace de las primarias con “el” uso.

(2) “Si hacemos un poquito de historia...”

De nuevo: la desigualdad de condiciones no es un rasgo inevitable de las primarias. Ciertamente, es un problema que está ahí, un riesgo más que probable. Pero, ¿acaso no existe también en otro tipo de procesos electorales y no por ello nos oponemos a los procesos electorales sino que buscamos la forma de hacerlos igualitarios? Las primarias no son buenas en sí, sino en función de si responden y articulan en base a mecanismos democráticos e igualitarios.

(3) “En EEUU los "partidos" tienen implantado un sistema de primarias abiertas […] Esto ha llevado a la práctica, que los partidos en EEUU no existen...”

Explicar el sistema de partidos estadounidense y el poder del dinero en él como resultado de las primarias me parece erróneo y un pelín simplista.

(4) “Argumentación absurda: en caso de primarias abiertas, donde cualquier ciudadano puede participar, no estás exento de una estrategia de intereses externos, que manipulen los resultados...”

Es una posibilidad (muy improbable). Hay soluciones: que el órgano de decisión competente pueda no refrendar esa elección por una mayoría cualificada.

Jorge dijo...

(5)”Y esto no tiene nada que ver con al democracia participativa. Una cosa es lo que planteo para mi organización (con la cual pretendo tomar el poder, para transformar la realidad), y otra muy distinta la que planteo para la sociedad.

Por si se entiende mejor, creo en un estado federal, pero creo que mi partido - el PCE - debe tener un modelo centralista. Y esto no es contradictorio, porque hay muchos ejemplos a lo largo de la historia donde partidos centralistas, han gobernado países federales.”

Aquí hay tres cosas, a cada cual más sorprendente. La primera, ¿cómo que no tiene nada que ver con la democracia participativa? Algo tendrá que ver, en función de qué entiendas tú por democracia participativa. Como yo empiezo a pensar que es una de las expresiones huecas de las que hablabas el otro día, creo que lo primero sería definir qué entendemos por democracia participativa. Yo la entiendo como la realización de la democracia “real”: formas de organización y toma de decisiones donde el poder recaiga efectivamente en manos de la gente, que en lugar de delegar en sus representantes el poder lo ejerciera de forma cotidiana y tuviera la capacidad para controlarlo. En esa línea, creo que la posibilidad de participar directamente en la formación de una candidatura casa bien con la democracia participativa (con las salvedades que apunto al final).

Lo segundo: “una cosa es lo que planteo para mi organización y otra para la sociedad”. ¿Pueden ser realmente cosas muy distintas? Yo creo que en ocasiones no. Y me da que es una idea arraigada en la tradición leninista pensar que los medios pueden ser muy distintos de los fines: lo importante es tomar el poder y cuando estemos en él cambiaremos el mundo… lo que pasa es que igual los procesos de transformación social no siguen ese curso y uno tiene que empezar a cambiarlo en las prácticas anteriores a la toma del poder (incluido aquí “lo que planteo para mi organización”). Esto tiene mucha tela y habría mucho que discutir (mi crítica al leninismo en este punto), así que dicho de este modo puede parecer un poco simplón.

Lo tercero: “hay partidos centralistas que gobiernan países federales”. ¿Y qué? También hay partidos monárquicos que gobiernan repúblicas, partidos socialistas que gobiernan países capitalistas, etc.

En suma, yo creo que las primarias pueden ser un instrumento democratizador… pero también pueden ser lo contrario: un arma plebiscitaria en manos de quien tiene el poder (del aparato o de los medios) para vencer en ellas gracias a la desigualdad de recursos y la ausencia de mecanismos democráticos, con la añadidura de que además parece más democrático.

Es lo que ocurrió con las primarias Gaspar/Marga. Pero no es lo que tiene que ocurrir. La cuestión no “primarias sí / primarias no ”sino “primarias democráticas / primarias no-democráticas.”

Jorge dijo...

Bueno, pues después de soltar mi chapa me he dado cuenta de que Juan ya había respondido más o menos lo mismo, pero mejor y más breve.

Qué cabrón.

simplemente maría dijo...

viul, yo también estoy a favor de las primarias, por los motivos que alega Juan y, pq aunque nos parezcan muy personalistas, en las elecciones (autonómicas y municipales en este caso), nos guste o no, hay que presentar a una sola persona que encabece la lista.
Por otra parte, no sé si eres de madrid, pero aquí en 2007 no se celebraron primarias. Hubo un proceso en el que las Asambleas de base hicieron propuestas de candidatos/as, pero esto no se hizo en todas las Asambleas. A Ines se la propuso en muchas de ellas. ¿Te refieres a eso cuando hablas de que Inés perdió unas primarias?
Saludos
María

Anónimo dijo...

Bueno señor Viul, yo también soy partidario de las primarias, pero cmo los "cabrones" de Juan y Jorge ya le han hecho a usted sendas entradas en su propia casa, no me voy a extender.

Sí me quiero quedar con dos cosas suyas, que me gustan:
1.- Hablar claro
2.- Denunciar, efectivamente, ese vicio que tenemos -me incluyo- de defender una cosa distinta en cada circunstancia. Aquí primarias, allí no...

pues eso, primarias ahora y siempre, allí y ent toda urbe y orbe.

(vamos, que no quiere usted taza y le propongo taza y media)

mitxel

lenguadebrujo dijo...

Pues yo, si estoy de acuerdo con Viul. Nunca creí en las primarias, y ahora menos.
Debates viciados, personalistas y nominalistas, imposibilidad de llegar a acuerdos. Comparto sus argumentos, es más en algunos ayuntamientos donde gobernamos estamos hablando de presupuestos participativos, por que son más democráticos, y hemos visto que el hecho de que nos voten por mayoría no es suficiente, y necesitamos enganchar con los movimientos sociales a través de reuniones y tener en cuenta sus opiniones, estamos dando un salto cualitativo en ganar más democracia y más participativa. Para mi las primarias son un paso más atrás hacia el descabezamiento de los programas políticos en favor de los debates nominalistas.

Anónimo dijo...

Zoser:

El proceso de primarias no lo veo del todo mal, pero siempre dentro de la organización y bien regulado. Yo no quiero que los militantes del PP elijan al candidato de IU. Si quieren hacer eso, que se afilien a nuestra organización...

Le veo de malo el personalismo. Si un candidato es una persona que tiene un grado de conocimiento alto y un ego alto (no digo que sea el caso de Sabanés, pero si de otros, como la ínclita Isaura Navarro), pero resulta que es vencida puede decidir irse con sus cosas a otra parte... y eso no me gusta.

Jorge dijo...

"Debates viciados, personalistas y nominalistas, imposibilidad de llegar a acuerdos."

lenguadebrujo, ¿estás hablando de las primarias o de los órganos de dirección de Izquierda Unida?

Por otra parte, tu referencia a los presupuestos participativos me deja turulato.

Sergio García dijo...

compañero, yo no estoy de acuerdo con su posición, creo que parte de una afirmación que no es del todo cierta. La gente que hemos apoyado a Inés hablamos de un proceso mucho más complejo que unas simples primarias, se trata, a líneas generales, de plantearnos un proceso de apertura a la sociedad y a la militancia, no tiene por que ser a través de unas primarias, o sí, eso se veria una vez puesto en marcha el frente social de izquierdas que unifique criterios dentro y fuera de la organización. Puede que después de ese proceso Inés no fuera la más adecuada para encabezar la lista, puede que seas incluso tú el mejor para esa posición.La idea es no empezar la casa por el tejado. Lo planteado es que antes que lanzarse la campaña tenemos que tener una reflexión previa de los objetivos, las necesidades, las carencias y los ejes a seguir. Unas simples primarias no solucionarian nuestra actual posición como cuarta fuerza politica, detras de UPyD, que las encuestas marcan.
un saludo

Dándaros dijo...

Vamos a ver, no se admira el proceso electoral de Cuba. Pues que se apechugue con él. Se presentan candidatos con apoyo a un cargo, se reparte un folio con las características de ese candidato y una foto y que la gente vote, segun le parezca más guapo o más feo, mejor redactado, más simpático, etc... etc...

sira dijo...

Muy buena entrada que comparto casi en su totalidad.
La verdad es que a mi no me convencen las primarias, me parece mucho más interesante hablar de trabajo político y equipo.
Porque claro, en un mundo ideal en el que los intereses de los poderes fácticos estuvieran neutralizados, pues vale. Pero teniendo en cuenta como está el patio de la falsimedia, casi que me covence más plantear un proceso democrático que permita que los y las militantes elijan y que el propio proceso plantee vías que converjan con los movimientos sociales.
Un beso

Jorge dijo...

Sira, tengo una duda. Dices dos cosas que en principio me parecen un poco contradictorias:

(1) que estás de acuerdo con viul en oponerte a las primarias, y

(2) que te "covence más plantear un proceso democrático que permita que los y las militantes elijan",

¿Qué elijan qué? Si es que elijan directamente a sus candidatos entiendo que te estás refiriendo a... unas primarias.

A no ser que te refieras a que elijan a los representantes (delegados asamblearios) que van a elegir a los representantes (miembros del CPR) que van a elegir a los candidatos.

Por otro lado, decir que no convencen las primarias porque te parece más interesante hablar de trabajo político y equipo no me parece una razón.

¿No crees que es como si yo dijera que no me convence el proceso de elección propuesto por IUCM porque prefiero hablar de trabajo político y equipo (que es, de algún modo, lo que decía Sergio?

Quiero decir, que no es incompatible. Y no creo que ninguna de nosotras crea que por el método tradicional de elección de candidaturas se prioriza el trabajo político o el equipo... sino sólamente el reparto de cuotas en función del equilibrio de poder en los órganos.

Por otro lado, creo que tienes razón en que si vemos que es del todo imposible anular la influencia distorsionadora y onmipotente de los media (o del aparato) en un proceso de primarias (de la afiliación o abierta a los simpatizantes), ésta sería una razón de peso para deshecharlas.

Lo que pasa es que yo no soy tan pesimista y creo que es posible contrarrestar ese poder y crear mecanismos de poder popular también para la formación de candidaturas de izquierdas.

Pd: Enhorabuena al autor de este blog por suscitar el debate.

Sira dijo...

Hola Jorge, contradictoria no, yo diría que soy poco creativa. intentaba explicar que esto de la democracia particpativa tiene muchas variables, de hecho también lo plantea viul en su entrada, y yo creo que las primarias no suponen la mejor opción en este momento por la influencia del entorno. es decir, plantear un sistema que priorice el debate político y participativo de toda la militancia y sobre ese esquema hacer una elección de listas que respondan a esos objetivos.
Me preocupa la deriva personalista, de hecho algunos de los compañeros y compañeras que están más molestos estos días, hablan de refundación y de procesos de convergencia social pero desde una perspectiva profundamente personalista. Luego están hurtando el verdadero debate.
Pero en definitiva reconozco que soy incapaz de formular en lo concreto una alternativa novedosa a las primarias.
De hecho confieso que para mi el paradigma de la democracia participativa son los Soviets, así que como ves poco creativa.

A bloguear dijo...

Quiero responderos a todos/as como os mereceis. Así que si no os importa, dadme un par de días para que me piense una respuesta en condiciones.

Pero por mí, seguid con el debate, que me está resultando muy interesante.

Jorge dijo...

Esto último me interesa mucho, Sira. De hecho, creo que se lo pregunté a otro compañero debatiendo sobre lo mismo pero no me respondió: ¿Cómo era el proceso de elección de los Soviets? ¿Quiénes podían participar en él?

Creo que no sólo los miembros del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia...

Yo confieso que no conozco mucho el tema de los soviets, pero me parece indudablemente una de las experiencias democratizadoras (aunque durara muy poco) más importantes de la tradición socialista.

Lo digo para aclarar que el debate tampoco está entre clásicos y modernos. La cuestión es: ¿cómo podemos forjar los soviets (o los consejos de fábrica gramscianos, que también daría que hablar a la luz de la estrategia sindical del PCE) a día de hoy)?

von Übel dijo...

vale...pero...¿qué hay de lo mio?

Sira dijo...

Creo que yo también tengo que felicitar al anfitrión por el debate suscitado.
Y con el permiso de Jorge intentaré (aunque soy poco disciplinada para estas cosas de la escritura) escribir algo al respecto un poco más eleborado.
un beso

RicardoRVM dijo...

No hace falta, doña Sira, si ya está suficientemente elaborado: su modelo son los soviets. Hay literatura abundante y elaborada sobre el tema, de todas las tendencias y colores.

Jorge dijo...

Una pregunta y un favor, Ricardo:

El favor es si me podrías recomendar un librito (o un artículo) donde se explique cómo funcionaban los soviets, especialmente en sus primeros años de vida (esto es: cuando eran una forma de poder popular alternativo).

Y la pregunta es: ¿qué opinión te merecen aquellos soviets y si los consideras una forma interesante de democracia directa de la que algo podríamos aprender?

pleamor dijo...

Este me parece un debate bastante tramposo. Estando el patio como está, el que nos centremos en debatir esta minucia, suena rarete. O estamos perdidos, o nos estamos traicionando. Ojo, creo que es lo primero.

Este es un debate táctico, evidente. Pero el problema no es táctico, sino estratégico, que parece que se nos ha olvidado lo que tanto se machaca en nuestra querida Escuela. Algunos egresados de esta querida escuela han perdido ese norte estratégico a la vista de sus actuaciones y ahí andan, perdidos en la táctica, y entrando al trapo de estas trampillas.

Los Pérez siguen siendo los Pérez, su poder sigue estando intacto. O es que no lo vemos. Tener al responsable de nosequé no sirve para nada, solo para perder el tiempo, la coherencia y las alianzas, cuando no controlas ni los cargos públicos ni las finanzas, ni el puto censo!!!!.

Por otro lado tenemos a nuestro querido partido que todavía se cree que ha ganado la Asamblea, jajajaja. Si hasta el chófer que le han puesto a Cayo, el Idefix de Usera, es un esbirro de Pérez, jajajaja. Es que es de puta justicia poética. Cayo Lara, nos está salvando la vida en lo mediático, por que a diferencia del Pequeñin, no dice gilipolleces incomprensibles, ni cita a escritores que conocen sólo él y quien le hace los discursos, sino que cuando sale en la tele o en el Público piensas, joder esto lo diría yo y te dan ganas de darle hasta un abrazo. Pero en lo interno está atado de pies y manos por las dos Mafias de los dos Sures de nuestro querido movimiento político, social y cultural que son quienes cortan el bacalao, por más ilusiones que se hagan en la primera planta de Olimpo.

Y mientras debatimos sobre si primarias si o no, o que si los equipos y demás blablablases, la MAFIA con mayúsculas sigue mandando, tendremos Pérez, Gordo, Penit, Reneses y Moral Santín para rato. Y ojo, que viene la marea rosa: UPyD nos puede comer la merienda como ni lo imaginamos.

Si en las próximas municipales y autonómicas madrileñas pasa lo que parece que va a pasar, ahí si que vamos a tener que refundarnos. Y empezar desde casi 0. No sería la primera vez, o no saben la historia de una escuela que....

Besitos para todas y todos.