martes, 3 de noviembre de 2009

¿Refundación? (I)

Va otra saga.

Como todos ustedes sabrán, en IU andamos de refundación. ¿Por qué?. Bueno, cada uno tendrá sus motivos, pero para mí es necesaria una refundación ya que la actual IU está agotada. Y está agotada porque no ha sido capaz de responder a las necesidades e ilusiones que se habían depositado.

IU nace al calor de un momento coyuntural muy concreto, las movilizaciones contra la OTAN. En esto influye que el primer gobierno que se denominaba de izquierdas (luego introdujeron lo de centro-izquierda) desde la segunda república, estaba renunciando a llevar a cabo cualquier tipo de propuesta transformadora.

En ese momento, con muchos votantes y organizaciones políticas y sociales sintiéndose traicionadas, es cuando nace IU.

Al principio hay muchas cosas raras, pero en líneas generales, se agrupan partidos y gente a título individual en un proceso de convergencia política que hace que nazca el primer movimiento político, social y posteriormente, tambien cultural, de España.

Por motivos que no vienen al caso, mucha gente fue abandonando IU durante demasiados años. Los abandonos fueron tanto por la derecha como por la izquierda. Adelgazando así a una organización que nunca tuvo excesivo sobrepeso.

Así nos encontramos ahora, con la IU más débil de su historia.

Cuando la gente mide la fuerza de una organización mira a las instituciones. No es una medida justa, pero es una medida al fin y al cabo. De todas maneras, y lo que más me preocupa, la debilidad de IU no es sólo institucional, es también política, social y organizativa.

De ahí que hayamos decidido poner el marcador a cero, sentarnos tranquilamente, apagar el GPS y ver a donde nos lleva esto.

Y este es el momento que os comentaba, que era el que nos encontrábamos.

La refundación debe hacerse partiendo de cero. No se debe ir con esquemas predeterminados. Si vamos a un proceso en el que nos limitemos a decir que esto tiene que ser un MPS con áreas de elaboración colectiva, otros a decir que eso nunca funcionó, los unos a decir que es que nunca se permitió su desarrollo... al final no estaremos haciendo nada positivo. Estaremos intentando arreglar rencillas con el pasado, pero no estaremos mirando el futuro, que es donde tarde o temprano estará el presente. Y si el presente nos vuelve a pillar hablando del pasado, probablemente no tengamos futuro.

Sería muy útil que fuésemos a cuestiones concretas y no a grandes frases huecas (ya sé que no sobra nadie y que falta mucha gente, por favor no lo repitamos más. Y no, no quiero hacerme trampas al solitario), y que dejásemos de tirarnos determinados conceptos a la cara, como área, democracia interna... Lanzo una duda ¿Qué diferencias formales existen entre una comisión de trabajo y un área de elaboración? Si permitimos que la comisión de trabajo tenga capacidad de elaboración política... voilá, tenemos un área con otro nombre.

Si nos aferramos a lo simbólico - a lo terminológico - y no bajamos al terreno de lo concreto, nos tiraremos muchas horas encerrados en sedes discutiendo sobre las secretarías, las areas, las coordinaciones, las secretarias generales, los vocales, las portavocías y no sé que leches más, en vez de centrarnos en cómo deben organizarse los grupos de trabajo.

Y he puesto este ejemplo como el paradigma de los debates absurdos, pero podría haber puesto cualquier otro.

A nivel interno se debe dar abiertamente cualquier tipo de debate. Sobre todo el de qué es IU. Hay que debatir tranquila y sosegadamente si se quiere constituir a IU en un partido político donde no quepan más partidos. Y una vez que se decida eso, que se entierre este debate de una vez, porque una organización no puede estar permanentemente cuestionandose a si misma.

Hay gente que propone un partido muy democrático y con corrientes organizadas dentro, donde la gente pueda participar tranquilamente. Pero a mi esta propuesta, me da que generaría un debate tan rico como el de las areas frente a las comisiones de trabajo. ¿En qué se diferencia ese partido de la IU actual?

He de reconocer que para mi, al principio, la refundación era volver a la V asamblea, un movimiento político, social y cultural que se dividia en areas de elaboración política donde se canalizaba el trabajo hacia afuera y se hacían propuestas hacia adentro. Pero creo que es el momento de inventar, crear, imaginar, no de volver o copiar.

Llevo unos meses mirando estructuras organizativas de partidos y de cosas raras. Y cosas parecidas a lo de IU hay poco, tanto aquí como por ahí. Sí diré que el BNG tiene un modelo parecido al nuestro (hay partidos, corrientes y afiliaciones individuales), y pesar de las luchas internas, no suelen cuestionar la identidad del BNG. A lo mejor habría que echarle un ojo.

Tambien hay una organización política, social y cultural, que está más arriba de Buitrago y de la que no digo el nombre para que Marlaska o Garzón no me enchironen, que tiene multitud de corrientes y que en sus debates no suelen cuestionarse las señas de identidad.

En estos dos ejemplos que pongo, no pongo en duda que tengan sus rollos a nivel interno, lo que digo es que creo que tienen un modelo que les permite no estar cuestionandose continuamente qué son.

Este es nuestro primer gran reto. Encontrar el modelo de organización que nos permita estar a gusto a todos/as, de tal manera que podamos tener la máxima diferenciación política, sin cuestionar el proyecto general.

11 comentarios:

lenguadebrujo dijo...

Échale un vistazo al Frente amplio de Uruguay.

Amei dijo...

"De ahí que hayamos decidido poner el marcador a cero"

¿En serio que hemos puesto el marcador a cero.?
Miro a Madrid y no me lo parece.

Don viul, está usted muy optimista.

Anónimo dijo...

Pero con esa orientación de dejar hacer a las federaciones, ¿cómo vamos a restituir los derechos de los compañeros perseguidos en Asturias o Salamanca?
Precisamente los que cuestionaron la ideantidad de IU, con métodos mafiosos, sigen en sus treces en sus taifas periféricas, prosiguiendo con lamutación verde-regionalista.

A bloguear dijo...

lenguadebrujo:No he tenido tanto tiempo como para ponerme con latinoamerica. Pero lo miraré.

Amei: yo si he puesto el marcador a cero. Quien no lo haya puesto, es problema suyo.

Anónimo: ¿tú no escribiste el lazarillo? Bueno, yo no he dicho en ningún momento que haya que dejar hacer a las federaciones lo que les de la gana.

Pedro Mellado dijo...

Creo que la génesis de los problemas internos en IU está el no acatamiento de los documentos federales políticos, organizativos y estatutarios.

Si tuvieramos mecanismos edicaces para hacer cumplir lo que decimos que queremos cumplir, la mayor parte de los conflictos no serían tales.

Miguel Umlauff dijo...

Solo un apunte, el modelo del Frente Amplio no vale al 100% por que eñl problema de las listas electorales no existe con el sistema uruguayo.

Jorge dijo...

¿Puedes explicar eso un poco más, Miguel? Me interesa mucho.

A bloguear dijo...

Umlauff, podrías explicarte un poco más...

lenguadebrujo dijo...

Obviamente Miguel el ejemplo del FA no nos vale al 100%. La parte que me interesa, por decirlo de alguna manera, es la de la organización interna.
Las listas electorales van y vienen en todos los lados, unos quieren primarias estilo norteamericano o italiano, otros quieren más organización, otros que las filtraciones desleales sean castigadas, y otros que los divos o divas de la comunicación se dediquen a ser más fieles a su organización y menos botarates con los medios de comunicación.
Encima me ha salido un pareado.

Miguel Umlauff dijo...

Básicamente, en el sistema político uruguayo, existen los Grandes Partidos Frente, Nacional, Colorado, y los pequeños partidos, (que son los partidos, corrientes, coaliciones que están dentro de los grandes partidos).

El ciudadano a la hora de votar a congresistas y senadores, vota por ejemplo a la Lista 1001 (PCU) o a la 90 (PSU) y no al Frente Amplio. Luego todos los votos obtenidos por las distintas listas del frente se suman para obtener el resultado total y luego se dividen los diputados o senadores conforme a los votos de cada lista. Que ademas puede dar lugar a la existencia de medios diputados.

rafa hortaleza dijo...

me ha gustado Viul. Voy a intentar escribir mi modesta aportación al tema.